El peor DJ de salsa en Malaga

Monitor de bailes latinos en Malaga

Hay rankings sobre casi cualquier cosa imaginable, aunque ignoro si se hacen rankings sobre los malos DJ di-i-chííí, como si fueran un raro postre chino. En cualquier caso si se hacen, tengo la certeza absoluta que el ganador sería un DJ salsero malagueño, porque vaya si hay que tener “malaje” para estropear bonitas canciones de salsa, mezclándolas entre si.

¿Tan difícil es dejar que las canciones lleguen hasta el final y luego poner otra? Para ellos parece que si, o lo mismo lo hacen para presumir de aquello de lo que carecen. Y el caso es que los bares encima ¡les pagan! por estropear preciosas canciones de salsa.

Estamos locos…

Mejor sería para los bares no tener a esos estropeadores profesionales de canciones de salsa, que cualquier reproductor de medios digitales, lo hace mejor que ellos. Al menos, no cabrean a los bailarines, sobre todo a los que van a aprender rueda de casino.

___

Esta entrada no va por nadie en concreto, pero el que se pica, ajos come.

 

 

 

¿Bailamos siempre las mismas figuras de salsa?

Hacer cosas nuevas al bailar salsa

Una de las situaciones que nos encontramos quienes estamos comenzando a aprender a bailar salsa, es el de la repetición de figuras. Hacemos siempre las mismas figuras de salsa, y además en el mismo orden en que las aprendimos. Y es normal, porque son figuras con las que nos encontramos cómodos y por los motivos que sean, no es fácil que las olvidemos. Lo malo es cuando bailamos con las mismas mujeres, que se aburren de que les hagamos siempre lo mismo, y piden algo más de variedad o de imaginación. Por vía de ejemplo es cómo si todos los días comiéramos la misma comida: llega un momento en que te hartas de comer siempre lo mismo.

¿Y qué hacemos entonces? bailar con más mujeres y así no se nota tanto. Reconozco que como truco está bien, pues escondemos o camuflamos una carencia pero no entramos a remediar el asunto, que es simplemente que conocemos o practicamos pocas figuras de baile.

¿Qué deberíamos hacer? Simplemente comenzar a ensayar otras. En clase tenemos la costumbre de siempre grabarnos cuando hacemos pequeños trozos de una figura larga. Hay trozos que te gustarán y otros que probablemente no. Lo hacemos así para que te quedes con los trozos o pasos de baile que más te gusten, y con ellos compongas tu propia secuencia o tu propia figura de salsa personalizada específicamente por ti.

Otra opción es cada semana ir añadiendo un poquito, unos pasos, una pequeña figura en tu rutina propia, en aquella con la que te sientes bien bailando salsa en pareja, para así poco a poco ser capaz de al menos poder bailar un par de canciones seguidas, sin repetir, al menos escuela de bachata.

Es una idea.

 

Bailar en el tiempo uno en la salsa

Aprender a bailar salsa cubana en Malaga

¡Máquina!

Así llamamos cariñosamente en clase a quienes bailan fuera de tiempo, por más que nos empeñemos en todos bailemos en el mismo tiempo musical, aunque reconozco que no es fácil sobre todo cuando estamos comenzando a bailar, el pillar el tiempo uno en la música para poder bailar así dentro del tiempo musical correcto.

El tiempo uno es un concepto musical abstracto, difícil de definir y más aún de pillarlo, pero cuando eres capaz de conseguirlo, ya es raro que se pierda. La salsa se compone de ocho tiempo musicales, y el uno suele ser un golpe fuerte, un golpe suave, un silencio, un instrumento o el cantante acentuando de más determinadas sílabas de una palabra. A veces, es la combinación de todas o algunas de las citadas, y hay canciones de salsa en las que los cantantes o la orquesta, lo van cambiando intencionadamente.

Hay una orquesta o grupo cubano que una vez intentaron actuar en Málaga, pero eran más músicos que público, y suspendieron la actuación. Este grupo tiene una canción donde a veces van en ocho tiempos y a veces en siete, simplemente para reirse de los bailarines. Por mi que se jodan, que no pienso ni citar su nombre. El mejor desprecio es no hacer aprecio.

La mejor canción para pillar el tiempo uno es para mí “devórame otra vez” donde además de la música, el cantante acentúa mucho determinadas sílabas, para que a los bailarines les sea más fácil bailar salsa dentro del tiempo uno, y todo ello mientras se aprende a bailar salsa.