¿Bailamos siempre las mismas figuras de salsa?

Hacer cosas nuevas al bailar salsa

Una de las situaciones que nos encontramos quienes estamos comenzando a aprender a bailar salsa, es el de la repetición de figuras. Hacemos siempre las mismas figuras de salsa, y además en el mismo orden en que las aprendimos. Y es normal, porque son figuras con las que nos encontramos cómodos y por los motivos que sean, no es fácil que las olvidemos. Lo malo es cuando bailamos con las mismas mujeres, que se aburren de que les hagamos siempre lo mismo, y piden algo más de variedad o de imaginación. Por vía de ejemplo es cómo si todos los días comiéramos la misma comida: llega un momento en que te hartas de comer siempre lo mismo.

¿Y qué hacemos entonces? bailar con más mujeres y así no se nota tanto. Reconozco que como truco está bien, pues escondemos o camuflamos una carencia pero no entramos a remediar el asunto, que es simplemente que conocemos o practicamos pocas figuras de baile.

¿Qué deberíamos hacer? Simplemente comenzar a ensayar otras. En clase tenemos la costumbre de siempre grabarnos cuando hacemos pequeños trozos de una figura larga. Hay trozos que te gustarán y otros que probablemente no. Lo hacemos así para que te quedes con los trozos o pasos de baile que más te gusten, y con ellos compongas tu propia secuencia o tu propia figura de salsa personalizada específicamente por ti.

Otra opción es cada semana ir añadiendo un poquito, unos pasos, una pequeña figura en tu rutina propia, en aquella con la que te sientes bien bailando salsa en pareja, para así poco a poco ser capaz de al menos poder bailar un par de canciones seguidas, sin repetir, al menos escuela de bachata.

Es una idea.