Los bares de salsa en Malaga

Los fotógrafos de los bares de salsa son unos pesados.
Aquí posando para una foto.

Llevaba más de un año sin pisar los bares de salsa de Málaga, salvo compromisos puntuales en Navidad, por ejemplo, y sólo por el tiempo estrictamente necesario.

No obstante, hace un mes se me antojó volver, porque echo de menos bailar con desconocidos o con viejos conocidos con los que hace siglos que no bailo, por aquello de la sorpresa, la novedad y la improvisación.

Así que me decidí a salir a bailar.

Un mes después de mi ocurrencia, he vuelto a tomar la decisión de no ir a bares de salsa durante una temporada.

En ellos, nada ha cambiado.

Siguen incordiando con animaciones que interrumpen el baile social, haciendo un mal trabajo de selección musical, fotografiando a los clientes sin su consentimiento…

Fue esto último lo que hace un par de domingos me hizo enfadar en serio e incluso remitir a los responsables de la organización un requerimiento de oposición y cancelación conforme a la LOPD.

Yo me encontraba bailando en la pista con un viejo conocido cuando una de las fotógrafas del bar se puso a captar una ráfaga de imágenes a una chica que posaba justo delante de mí, de modo que me vi cegada por el flash y deduje que habría salido en segundo visible plano en todas sus fotos.

Fotos que pasados unos días, me consta que publican en su Facebook.

Cuando terminé el baile, no localicé a la fotógrafa ni me pareció momento para discutir con ella y exigirle el borrado de las imágenes, menos cuando tenía varios caballeros esperando para bailar conmigo.

Por eso, un par de días después les envié un requerimiento por escrito.

Tras comprobar las publicaciones, vi que habían obedecido mis instrucciones, pero el caso es que me resultó molesta la situación y no es la primera vez que tengo que estar vigilando a los fotógrafos para que no me saquen o pedirles que no me fotografíen cuando me preguntan si quiero una foto.

Creo que sabéis de sobra que no quiero que me saquéis en las fotos. Os lo he dicho no pocas veces, pero seguís viniendo una y otra vez, haciéndoos los nuevos.

Molestáis a los clientes y así los perdéis.

Con lo fácil que es habilitar una zona del bar salsero para hacer fotos a las personas que así lo deseen…, pero no. Os debe parecer más divertido acechar al personal desde cualquier ángulo con la dichosa camarita.

No volveré a visitaros en mucho tiempo, eso seguro.

 

Bailar salsa es muy divertido

Monitor de salsa en Malaga

La vida te cambia con el baile, y ya si te decides a meterte en el mundillo de la salsa, además te diviertes un montón con el proceso de aprendizaje, junto a otras personas que están exactamente igual que tu, y que con un poco de técnica y muchas ganas de pasarlo, acabas bailando.

Muchos somos los que hemos iniciado ese proceso, y la experiencia ha sido de lo más satisfactoria. Ahora que tienes la oportunidad de comenzar las clases de baile, ¡aprovecha!

Cada dos semanas más o menos, comenzamos un nuevo grupo de nivel iniciación, así que rara es la semana donde no puedes apuntarte a un grupo que comience esa misma semana, o la siguiente, o incluso ya comenzado, que lo hiciera la semana anterior, por ejemplo.

Se acabaron las excusas para no aprender a bailar salsa en Málaga o aprender rueda de casino.

Los guiris bailando salsa en Malaga

Monitor de rueda cubana en Malaga

Y quien dice salsa, dice sevillanas. Se lo pasan bomba aprendiendo a bailar, sin importarles lo más mínimo el resultado. Lo importante es participar y divertirse dicen ellos mismos. Me alegra un montón o como diría el Carlangas, me llena de orgullo y satisfacción ver lo bien que se lo pasan los guiris aprendiendo a bailar.

Lo malo es que suelen estar poco tiempo, pues han de volver a sus obligaciones en sus países de origen. Algunos incluso envían luego correos electrónicos de agradecimiento y copias de las fotos que se hicieron durante su estancia aquí. Fotos en las que curiosamente, siempre salen con un vaso de sangría en la mano. Se conoce que es una de las costumbres a las que mejor y más rápido se adaptan. Eso y disfrutar en el curso de rueda de casino.

Entiéndase la palabra guiri como algo afectuoso y nunca despectivo. Al menos por mi parte.